Cada vez son más los que no comen carne porque piensan en el pobre animalito: el pobre pollo de corral, el cerdo de Jabugo o la vaca de McDonald’s (como si en McDonald’s las hubieran visto alguna vez). Estos amigos de los animales suelen atiborrarse de vegetales, como si los vegetales no tuvieran su corazoncito. ¿Qué pasa, los vegetales no sufren? ¿Acaso si los pinchamos, no sangran? Hete aquí un documento que demuestra que los vegetales también tienen miedo, están aterrados y hasta los huevos.

 

COMENTARIOS

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.