El humor es una actitud en la vida y Alejandro Dolina es uno de los humoristas más interesantes que he conocido jamás. Llevo mucho tiempo queriendo contar cómo este amante de la vida llega todas las noches por el humor al arte. Alejandro es amante de la filosofía, amante de la mitología, amante de la historia, amante de las letras, amante del arte, de la poesía… En una palabra, Alejandro es amante. Todas las noches se acuesta con millones de argentinos que escuchan su programa de radio, La venganza será terrible y no decepciona a ninguno. Los españoles, que cuando los argentinos sueñan ya estamos apunto de despertarnos, tenemos el consuelo de escucharlo en Internet.

Alejandro ha escrito varios libros de los que no digo nada para no castrar el placer de la búsqueda, aunque no me resigno a dejar caer que Crónicas del ángel gris es el mejor libro que he leído este año, (si Alejandro leyera esto sin duda diría: «Ha leído usted poco, Piedrahita»). En España este libro es más difícil de encontrar que las gambas de ojos azules, así que si tenéis un amigo de esos que tienen pensado viajar a Buenos Aires, no lo dudéis.

Alejandro es una eminencia en Buenos Aires, en la tierra de Quino y de Les Luthiers, haciendo ese humor con mayúsculas, ese humor que cuanto más tiempo pasa más fresco suena. Yo, cuando sea joven, quiero ser como Alejandro Dolina. Llevo muchísimo tiempo deseando escribir sobre un amigo nuevo y hoy me he atrevido un poco.

COMENTARIOS

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.