Se me ocurre una idea muy tronchante para hacer aquí, en el blog. Es un juego, a ver qué os parece. Consiste en hacer una novela entre todos. El sistema es muy sencillo, yo escribo una historia y voy dejando huecos para que vosotros tuiteéis el contenido que debería ir ahí. Cada una de esa calvas narrativas llevará asignada una letra precedida del signo “#”. Cada persona podrá proponer un tuit por letra sin que sea imprescindible tuitear en todas. Es decir, uno puede tuitear para la #A y para la #C y dejar las otras en blanco o tuitear en todas, pero nunca más de un tuit por letra. Creo que de esta manera, poco a poco, irán apareciendo ante nuestros ojos no una sino varias novelas a la vez. ¿Cómo creéis que hace Stephen King para escribir esos tremendos tochazos, dos al año? Yo creo que usa un sistema parecido.Yo recibiré todos los tuits en @Piedrahitaluis e iré colgando el resultado en este blog para regocijo de todos. Por favor, para facilitarme el trabajo tuitead con el hastag #noveladospuntocero Hala, vamos al lío.

 
 
ASÍ COMIENZA LA HISTORIA
 

Los rayos de sol apuñalaban la persiana y Onirio, que quería dormir más, buscó la almohada para taparse. Palpó entre las sábanas, sin abrir los ojos, hasta que su manó tocó algo inesperado. Onirio abrió los ojos bruscamente y no podía creer lo que estaba viendo. A su lado había…

#A (Tuitead, precedido del hastag #A, vuestra propuesta para rellenar esta calva narrativa)

Onirio trató de mantener la calma pero en ese momento su madre golpeó la puerta cariñosamente.

-¿Onirio?, ¿Estás bien? Ya son las doce, ¿no te va a levantar? ¿Qué tienes ahí, que huele tan raro? ¿No estarás fumando, no? Ábreme que voy a ventilar.

Onirío sintió un sudor frío y lo único que se le ocurrió decir fue…

#B (Tuitead, precedido del hastag #B, vuestra sugerencia para la respuesta de Onirio)

Por un instante parecía que había colado pero nada más lejos de la realidad. Su madre no era tonta, era una de esas madres que…

#C (Tuitead, precedido del hastag #C, una breve descripción del tipo de madre que tiene Onirio)

-Tú te cree que soy tonta. Abre la puerta ahora mismo. Si no abres ahora mismo…

#D (Tuitead, precedido del hastag #D, una posible amenaza de la madre de Onirio)

Onirio cogió su teléfono móvil, codificó las llamadas y marcó un número. Al otro lado de la puerta, en algún lugar de la casa, sonó el teléfono de su madre. Eso le daría algo de tiempo.

CONTINUARÁ…

 
  • tags

COMENTARIOS

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.