Facebook pronto tendrá un botón de NO ME GUSTA y el que no esté de acuerdo con este botón podrá expresarlo haciendo clic en el muro de Mark Zuckerberg.

¿Qué pasaría si esto lo aplicáramos también en los comicios electorales? ¿Qué resultados tendríamos si pudiéramos votar negativo? Un hombre un voto, eso siempre, pero puedes elegir si ese voto se suma en la lista de tu partido o se resta en la de su adversario. El voto LIKE sería como decir «yo quiero que gobiernen estos señores» y el voto DISLIKE sería como decir «yo quiero que gobierne cualquiera, menos estos». En el recuento habría que sumar los votos positivos de cada candidato y luego restarle los negativos.

En política casi nunca votamos lo que queremos sino lo contrario a lo que odiamos. Conociéndonos, yo creo que la mayoría votaría negativo. El ganador gobernaría bajo cero. Las ruedas de prensa, una vez conocidos los resultados, iban a ser tronchantes.

-Después del recuento de los votos, sumando los positivos y restando los negativos… No nos quiere nadie, pero solo nos odian 2.000.000 de españoles. ¡Hemos ganado las elecciones!

Esto no es más que el principio. Más reflexiones de vuelo gallináceo, aquí.

  • tags

COMENTARIOS

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.