Es curioso como al final de una carta se garrapiñan los tópicos, los sentimientos de segunda mano y las frasecillas hechas. Qué predecibles son. Las películas y las despedidas de soltera en cambio siempre se reservan una sorpresa para el final, ¿por qué no se puede hacer lo mismo con una carta? No hablo sólo […]