Imaginemos dos pisos exactamente iguales pero en dos edificios distintos. La fachada del primero es bellísima y la del otro es espantosa. Ambos edificios están situados uno frente al otro y las ventanas de ambas viviendas también están enfrentadas. ¿En cuál preferirías vivir tú? ¿En el edificio bonito o en el feo? Por dentro son iguales, la única diferencia son las vistas. Si eliges el bonito, cada día verás desde tu ventana algo horrible pero si eliges el feo cada vez que te asomes verás un edificio bellísimo, patrimonio de la humanidad y emblema de la ciudad.
No es fácil. ¿Para qué sirve la belleza, para poseerla o para contemplarla?
Da igual la decisión que tomes. Un día te asomarás, verás a tu vecino estupefacto y no sabrás si te envidia o te compadece.

COMENTARIOS

1
  • 14/09/2015 | 21:30
    Escrito por - Ayahara

    Viviría en el edificio que mejor se adaptara al tipo de vida que llevo sin escandalizar a los vecinos y que me demandaran por desorden público...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.